Worldreader

Donate

FAQ

kids in the classroom with Worldreader e-readers

Frequently Asked Questions

What is Worldreader?

Worldreader is about e-books, reading and literacy. We are a US, Europe and Africa-based nonprofit organization transforming the lives of people in the developing world. Our mission is to unlock the potential of millions of people through the use of digital books in places where access to reading materials is very limited. We operate in the United States as a not-for-profit public charity under IRC Sec. 501(c)(3). In Spain, we are organized as a not-for-profit Fundación under the auspices of the Ministry of Education. In Ghana, we operate as a not-for-profit organization recognized by the Department of Social Welfare.

What is Worldreader Mobile?

Worldreader Mobile is an e-book reading application that allows millions of people in the developing world to have access to e-books they need and want to read on a device they already own: their mobile phone.

In order to further expands its mission, Worldreader has partnered with biNu, an App developer based in Sydney. biNu’s patented technology delivers a smartphone like experience to low end feature phones— enabling millions of people in low income countries access to Facebook, Twitter, Local News, Google—and, now, Worldreader Mobile.

To give you an idea of the enormous scope and potential: feature phones are the largest segment of the global mobile market, with over 60% of the global mobile market share with over 5 billion mobile subscribers. In 2013 there were on average 335,000 active readers each month on Worldreader Mobile, who collectively completed 657,475 books and stories. Our readers are primarily from Africa (top countries include Nigeria, Ghana, Ethiopia, Sudan, Zimbabwe) and Asia (top market India).

Why use e-books instead of paper books?

Digital books have several advantages over printed books, especially for the developing world where millions of children and families struggle to get even subsistence access to reading materials.

Primarily, it’s less expensive to publish and distribute e-books than paper books. Widespread mobile phone connectivity, the declining cost of hardware devices and increasingly affordable digital content has made e-book delivery a viable low-cost solution for many developing regions. The cost of shipping e-books is nearly zero, even to very remote areas, compared to the cost to load a shipping container and send it by boat.
Handheld devices, such as e-readers like the Amazon Kindle and mass market mobile phones using 2G networks, provide almost immediate access to hundreds of thousands of books and are easy to connect to existing mobile and Wi-Fi networks. Since e-book readers can store thousands of books, they eliminate the need for physical storage and give children, parents and schools access to a much wider selection books than what may be physically available in their communities.

Similarly, mass market mobile phones, which are widely available and commonly used in the developing world, allow us to reach hundreds of thousands of people via devices they already carry in their pockets. Beyond these benefits, some e-readers have added features such as text-to-speech for new readers, the vision-impaired or children whose parents cannot read or whose native language is not the language of instruction. Built-in dictionaries and access to Wikipedia can also be very helpful.

Finally, digital distribution enables the publication of much more local content, including newspapers, magazines, flyers and newsletters, health and voting information and other material that can help empower communities.

Which e-book readers or devices do you use?

Worldreader is device agnostic. We frequently evaluate different technologies and choose devices best suited for the environments where they will be used. Today, our two main technology platforms mobile phones and e-readers.
Mobile phones, namely feature phones, allow us to reach a broader population and scale our mission globally. Feature phones are widely available and very commonly used everywhere in the developing world. Through a partnership with biNu, we deliver free e-books such as storybooks, textbooks, international classics, locally-published books, award-winning short stories and health information to hundreds of thousands of people on devices they already own.

E-readers are our preferred devices for classroom and library programs. Our research and experience shows that because e-readers are easy to use and are single-function reading tools, teachers consider them to be less distracting than computers or tablets, which have many other uses and capabilities that may or may not be appropriate in a school setting.

How do you operate in the field?

Our goal is to bring e-books everywhere using technology such as e-readers and mobile phones.
For our e-reader initiatives, our initial focus has been to provide e-books to sub-Saharan Africa, a place where we believe we can have the most near-term impact. We deploy several operating models to increase access to books in this region, and currently have programs in Ghana, Kenya, Malawi, Rwanda, South Africa, Tanzania, Uganda, Zambia and Zimbabwe with an eye on expanding rapidly to neighboring countries.

In some cases, like iREAD in Ghana, Worldreader is the sponsoring organization and we pilot large-scale e-reader programs. With the support of organizations, such as USAID, and local ministries of education, we measure and evaluate students’ improvements in reading comprehension and literacy and share what we learn with our partners.

Another model we use is called Worldreader BLUE (Building Literacy Using E-Books) Box. We partner with other organizations to create small-scale e-reader programs in schools or libraries. These programs are often directly sponsored by organizations that operate their own schools or libraries and want to introduce new technology and reading tools to their classrooms or communities. Other times, Worldreader has been able to pair up donors with schools that match our criteria.

On the mobile phone side, Worldreader Mobile allows us to rapidly scale and increase access to e-books globally. Through a partnership with biNU, we are able to deliver e-books to anyone with a feature phone anywhere in the developing world from Nigeria to India to Mexico. Mass market 2G phones are ubiquitous in the developing world, and for many people, they are the only way to connect to the Internet. By leveraging a device people already carry in their pocket and know how to use, we can expand literacy worldwide and encourage reading among a broader population.

What are some of the main challenges you face?

Spearheading the widespread adoption of e-books in the developing world comes with some challenges.

Although prices are declining quickly, e-readers still remain relatively expensive for many potential users. Getting e-readers into the hands of children and families that need them the most is logistically complicated, as is providing community training and support.

Local governments and school administrators must sign-off on education-related technology and content deployments, and receiving their full support takes time. Much of the world’s teaching materials are not yet available in e-book formats or in local languages used in regional school districts. Also, electricity sources and mobile phone networks are not always reliable.
In short, the opportunity to provide books for all is great, but so are the challenges. This is at the heart of what Worldreader hopes to address.

How much will the e-readers cost developing communities?

The price of today’s best e-readers is less than $200, with some versions selling for under $100 – far less than what they were selling for only a few years ago. While we expect prices to continue to fall rapidly, the cost, at least in the near-term, remains prohibitive for most of the developing world. Our donors and partners help subsidize the gap between the cost of the e-readers and the price parents and local governments are willing to pay.

In addition to the device cost, the cost of a protective case and a reading light must be considered. Worldreader’s partners provide these accessories as part of the program.

How much do e-books cost?

The books we load onto e-readers and mobile phones are available to students, teachers and families for free. Thanks to partnering authors, publishers and other corporate sponsors, the cost for Worldreader to deliver an e-book to a child in Africa is .50 cents. Additionally, Worldreader works with over a hundred publishers around the world, digitizing their books and making them available to the world. These digital editions sell for approximately the same price as the paper versions, averaging around $3.50 per title. We are working with publishers and other partners to make content more affordable in the developing markets.

In what languages are e-books available?

We envision a world in which digital books are available in all the world’s languages. Since most e-books are currently published in English, our initial projects have targeted English-speaking countries including Ghana, Kenya and Tanzania. However, we work closely with African publishers to digitize books and material in English and local languages used in the communities we serve. For instance, our work in Africa includes digitizing books in Kiswahili, Twi, Yoruba and many more! Our research has proved that students and families learn better with content in their native language. We also think that local language content is critical to help create a reading ecosystem.

Does Worldreader provide Kindles or other e-readers to individuals for personal use?

No, we do not provide e-readers on an individual basis. Worldreader identifies and partners with organizations, schools and governments in order to have a bigger impact across a larger community. Individuals can directly purchase e-readers for their personal use from international device manufacturers such as Amazon, Barnes & Noble, Kobo and many others.

A Worldreader BLUE Box may be appropriate if you sponsor a school in the developing world and want to implement an e-reader program.

Are the e-books on the e-reader platform the same as those on Worldreader Mobile?

We have 12,473 books and counting on our Worldreader Mobile platform and the books, health information and English-learning materials are geared at young adult readers; in our e-reader programs we tend to target new readers and elementary school students. While some international classics, local storybooks or textbooks may be the same for e-readers and phones, we work with authors and publishers to distribute age-appropriate content to each platform.

Who is biNu and what do they do?

biNu, an Australian-based company, improves people’s mobile Internet experience, especially on mass-market mobile phones. It provides super-fast, low-cost, easy access to Internet-based apps and services.

The biNu mobile app is used by nearly two million people globally and features more than 100 channels, including news, weather and messaging. It also includes an e-books reader via Worldreader Mobile.

The platform compresses mobile data so any phone can have smartphone-like speed, even on lower bandwidth 2G networks, which accounts for 62.7 percent of mobile phone subscriptions in Africa today.

With biNu’s help, Worldreader Mobile has reached more than 300,000 active readers a month in 2013 in Africa and Asia and has the potential to reach millions more.

What’s the difference between a mobile feature phone and a smartphone?

As technology improves this line keep blurring. However, generally speaking, feature phones, sometimes referred to as mass-market phones, are mobile phones typically offered with low- to mid-range prices. They have various features including voice calling, text messaging and Internet network connectivity capabilities, but they often lack features and application programming interfaces (APIs) found in newer, more expensive top-of-line phones called smartphones. Feature phones, like ones made by Nokia, are commonplace throughout the developing world. In Africa, three out of four people own a feature phone.

Why is Worldreader working in Africa rather than in the U.S. or Europe?

Our primary focus is on the developing world where access to books is the most limited and where we can have the greatest near-term impact. As the World Bank notes, only 1 in 19 African countries has anything close to adequate book provision in schools. Over time, we hope to expand our work to end illiteracy in the world.

Do remote schools have electricity and wireless access for e-readers and mobile phones to operate?

Mobile phones have paved the way for electricity even in remote locations, and telecommunications networks in the developing world are often on par with, or have leapfrogged, network standards compared to more developed zones. In Ghana, for instance, mobile phone penetration is above 80%. Additionally, e-readers consume relatively little power; a one-hour charge typically lasts two weeks or more. In some areas, we need to provide additional help. In the case of one of our first pilots in Ghana, the school did not have reliable power, so we partnered with other organizations to help fund a solar cell and satellite Internet access.

Who decides which books are loaded onto the e-readers?

We provide schools, communities and partners with a list of textbooks and storybooks available in digital library. Based on their interests and needs, they choose which books they want loaded onto the e-readers. They also have access to hundreds of thousands of books for purchase, although many may be priced too high to be of significant local interest.

In addition, students and teachers can download free e-books and samples onto their e-readers. Have a look at the list of the books currently available as free ebooks or very low cost to Worldreader BLUE Box.

Which e-reader is Worldreader using?

For us, Amazon’s Kindle is currently the best e-reader on the market for our needs, thanks to its ease of use, its access to over one million books, its robust publishing platform which we use to publish many of our books, and its access to a broad mobile-phone network. We continually evaluate e-readers and other devices based on their suitability to our evolving needs.

In addition, Worldreader has partnered with biNu to provide a mobile phone application for reading e-books on low-end phones.

Will the e-readers break, and who fixes them?

Yes, sometimes e-readers break, and Worldreader is exploring various repair options.

To help reduce breakage rates, we partner with businesses that provide general support, protective covers and other related accessories, and charging and download stations. We send feedback to the e-reader manufacturers and suggest ways to improve the ruggedness of their readers. We are also experimenting with some local repairs ourselves.

Won’t theft of e-readers be a problem?

So far, it hasn’t been. Our projects include significant community involvement as part of our risk management strategy. Especially in tightly-knit villages, very little goes on without the knowledge of community elders. When an entire community values education and decides to bring e-readers to their children, we have found that the risk of theft diminishes. We continue to monitor issues surrounding theft in all our projects. Medium-term, we expect e-readers will improve their capabilities to be remotely disabled under certain circumstances (as might be the case if an e-reader is taken out of its local wireless area), and will be working with manufacturers to help implement these kinds of systems.

Is Worldreader a charity or a for-profit company?

We are a registered non-profit organization that believes in the power of market forces to do good in the world. Like any nonprofit, we raise funds to help achieve our goals. In our case, donors’ funds go towards subsidizing the cost of e-readers and content, and provide logistics, training and administrative support. At the same time, we are firm believers that market forces can help achieve a sustained, long-term impact. For that reason, we intend to: sell (rather than give away) e-readers at a discounted rate; work with local and international publishers to create low-cost (but not necessarily free) digital content, and create self-sustaining business ecosystems to support our efforts.

Is my donation deductible for US tax purposes?

Yes. We operate in the United States as a not-for-profit public charity under IRC Sec. 501(c)(3). Our tax-exempt status became effective March 23, 2010, our date of incorporation. For U.K. donors, Worldreader is a charity registered in the United Kingdom (1158030). In Spain, we are organized as a not-for-profit Fundación under the auspices of the Ministry of Education (fiscal ID: G65520744). In Ghana, we operate as a not-for-profit organization recognized by the Department of Social Welfare (TIN: C0002554135). Click here for more information, or here to make a donation.

How can I find out more?

Track our progress via The Literacy Ledger, friend us on Facebook at and follow us on Twitter or Google+ .

To contact us directly, email us at info@worldreader.org.

Can I donate my Kindle to Worldreader?

Thank you for your interest in donating a Kindle to Worldreader! We appreciate your generosity. At this time however, we are unable to accept Kindle donations due to certain specifics of our operations.

We invite you however, to donate your Kindle to a wonderful US-based organization called Iserotope. Your donated Kindles will be used in classrooms in the Bay Area of California. Learn more about Iserotope here and tell them Worldreader referred you.

Preguntas más frecuentes

¿Qué es Worldreader?

Worldreader es una organización sin ánimo de lucro con sedes en Estados Unidos, Europa y África enfocada en libros digitales, lectura y alfabetización. Utilizamos los lectores electrónicos y la aplicación Worldreader Mobile para transformar la vida de las personas que viven en países emergentes. Nuestra misión es liberar el potencial de millones de personas a través del uso de libros digitales en zonas remotas donde el acceso a materiales de lectura es muy limitado. Funcionamos en Estados Unidos como una entidad pública sin ánimo de lucro bajo la sección 501(c)(3) del Código de Impuesto sobre la Renta. En España, estamos registrados como fundación sin ánimo de lucro con el respaldo del Ministerio de Educación. En Ghana trabajamos como una organización sin ánimo de lucro reconocida por el Departamento de Bienestar Social.

¿Qué es Worldreader Mobile?

Worldreader Mobile es una aplicación móvil repleta de libros digitales que permite a miles de personas en países emergentes tener el acceso a los libros que necesitan y que quieren leer en un dispositivo que ya tienen: sus teléfonos móviles.

Para expandir su misión, Worldreader ha colaborado con biNu, una empresa desarrolladora de aplicaciones con sede en Sydney. Su tecnología patentada permite que millones de personas tengan acceso a Facebook, Twitter, noticias locales, Google y ahora también a Worldreader Mobile, mediante sus móviles sencillos como si fueran smartphones.

Para que te hagas una idea del alcance y su enorme capacidad: los teléfonos móviles sencillos son el segmento más importante en la industria global de telefonía móvil, con una cuota de mercado superior al 60 % con más de 5.000 millones de suscriptores. En el año 2013 ya había un promedio de 335.000 lectores activos utilizando Worldreader Mobile cada mes, que completaron 657.475 libros e historias. Contamos principalmente con lectores en África (entre estos países se encuentran Nigeria, Ghana, Etiopía, Sudán y Zimbabwe) y de Asia (siendo el mercado principal India).

¿Por qué usar libros digitales en lugar de libros en papel?

Los libros digitales tienen varias ventajas en comparación con los libros en papel, especialmente para los países en vías de desarrollo donde millones de niños y familias se esfuerzan por conseguir materiales de lectura.

En primer lugar, es más económico publicar y distribuir libros digitales que libros en papel. La amplia conexión a internet, la disminución del precio de los dispositivos electrónicos y el hecho de que el contenido digital sea cada vez más asequible, ha logrado que el uso de libros electrónicos sea una solución viable de bajo coste para muchos países emergentes. En comparación con los gastos de envío de libros en papel por carga marítima, el gasto de envío de libros digitales es casi cero incluso en las zonas más remotas.
Los dispositivos portátiles, como los lectores electrónicos de Amazon Kindle o los dispositivos de telefonía móvil que usan redes 2G, proveen acceso casi inmediato a cientos de miles de libros y son fáciles de conectar a cualquier red existente ya sea de móvil o Wi-Fi. Puesto que estos lectores electrónicos tienen amplia capacidad de almacenamiento para miles de libros, se acaba la necesidad de almacenar libros en papel y se brinda a niños, padres y colegios el acceso a una amplia selección de libros que serán accesibles dentro de sus comunidades.

Asimismo, los teléfonos móviles sencillos existentes, que están ampliamente disponibles y muy expandidos en el mundo en desarrollo, nos permiten alcanzar a cientos de miles de personas que ya tienen estos dispositivos. Más allá de estos beneficios, algunos lectores electrónicos han añadido funciones tales como conversor de texto-voz para lectores principiantes, acceso para los que tienen problemas de visión o para niños cuyos padres no pueden leer o cuya lengua materna no es la lengua de instrucción. Además, los diccionarios integrados y el acceso a Wikipedia pueden resultar muy útiles.

Por último, la distribución digital permite la publicación de contenido local, incluyendo diarios, revistas, folletos y boletines, con temas relevantes como la salud y procesos electorales entre otros, que pueden ayudar a capacitar a las comunidades.

¿Qué dispositivos utilizáis?

No nos limitamos a un único dispositivo. Evaluamos frecuentemente diferentes tecnologías y escogemos los dispositivos que mejor se adapten al entorno en el que van a ser usados. Hoy en día nuestras dos plataformas tecnológicas principales son los teléfonos móviles y los lectores digitales.

Los teléfonos móviles, en particular, los sencillos, nos permiten llegar a una población más amplia y extender nuestra misión global. Los móviles sencillos están ampliamente disponibles y son de uso común en todos los lugares del mundo. A través de la colaboración con biNu, disponemos de diferentes materiales de lectura como cuentos, libros de texto, clásicos internacionales, libros locales, relatos cortos premiados e información médica a cientos de miles de usuarios en el dispositivo móvil que ya poseen.

Los dispositivos utilizados en aulas y bibliotecas son los lectores electrónicos. Nuestra investigación y experiencia demuestra que los lectores electrónicos son fáciles de usar; al ser herramientas de solo lectura, los profesores señalan que hay menos posibilidad de distracción que en ordenadores o tablets, ya que tienen muchas funciones que pueden ser o no ser apropiadas para el entorno escolar.

¿Cómo trabajáis?

Nuestro objetivo es promover el uso de libros mediante lectores electrónicos y dispositivos móviles.
Para nuestros proyectos con lectores electrónicos, nuestro enfoque desde el principio ha sido el África subsahariana, donde creemos que podemos tener mayor impacto a corto plazo. Utilizamos varios modelos operativos para aumentar el acceso a los libros en esta región, y actualmente tenemos proyectos en Ghana, Kenia, Malawi, Ruanda, Sudáfrica, Tanzania, Uganda, Zambia y Zimbabwe con la intención de expandirnos rápidamente a los demás países vecinos.

En algunos casos, como nuestro proyecto iREAD en Ghana, Worldreader es la organización que los patrocina y gestiona. Con el apoyo de organizaciones como USAID y los ministerios de educación locales, medimos y evaluamos las mejoras en comprensión lectora de los estudiantes y compartimos lo que aprendemos con nuestros colaboradores.

Otro modelo que utilizamos es el llamado Worldreader Programs, en el que colaboramos con otras organizaciones para implementar proyectos con lectores electrónicos en escuelas o bibliotecas. Estos proyectos son frecuentemente patrocinados de forma directa por organizaciones que operan sus propias escuelas o bibliotecas y quieren introducir nuevas tecnologías y herramientas de lectura en sus aulas o comunidades. Otras veces, Worldreader ha podido unir donantes con escuelas que respondan a nuestros criterios de selección.

En cuanto a los dispositivos móviles, Worldreader Mobile nos permite una rápida expansión y aumento del acceso a libros en todo el mundo. A través de la colaboración con biNU, cualquier persona que utilice un teléfono sencillo puede disponer de una biblioteca digital gratuitamente. Los dispositivos móviles 2G son omnipresentes en países emergentes y, para muchas personas, son la única manera de conectarse a Internet. Aprovechando este dispositivo que cientos de miles de personas ya llevan en sus bolsillos y saben cómo utilizarlo, podemos fomentar la lectura de manera más amplia entre la población a favor de la alfabetización mundial.

¿Cuáles son vuestros desafíos?

Promover la aceptación de libros digitales en los países en vías de desarrollo presenta algunos desafíos. Aunque los precios están disminuyendo rápidamente, los lectores electrónicos todavía siguen siendo relativamente caros para muchos usuarios potenciales. Hacer que los lectores electrónicos lleguen a manos de los niños y familias que más lo necesitan es logísticamente complicado, como también lo es el proporcionar formación y apoyo a la comunidad.

Los gobiernos locales y directores de escuelas deben aprobar las implementaciones tecnológicas y los contenidos relacionados con la educación, y recibir su aprobación lleva tiempo. Gran parte de los materiales educativos en el mundo no están todavía disponibles en formato electrónico o en los idiomas locales utilizados en las escuelas regionales. Además, las fuentes de electricidad y las conexiones en teléfonos móviles no son siempre fiables.
En resumen, la posibilidad de ofrecer libros para el mundo es enorme, pero también lo son los desafíos.

¿Cuánto cuestan los lectores electrónicos en los países emergentes?

El precio de los mejores lectores electrónicos de hoy en día es menos de 200 dólares, y hay algunas versiones que cuestan incluso menos de 100 dólares. Mucho más baratos de lo que valían hace algunos años. Aún así, aunque los precios disminuyen rápidamente, el coste es elevado para la mayoría de los países emergentes, al menos a corto plazo. Nuestros donantes y colaboradores ayudan a subvencionar la diferencia entre el coste de los lectores electrónicos y el precio que los padres y los gobiernos locales están dispuestos a pagar.

Además del precio del dispositivo, se debe considerar el precio de una funda protectora y una luz de lectura. Los colaboradores de Worldreader proporcionan estos accesorios como parte del proyecto.

¿Cuánto cuestan los libros digitales?

Los libros que tenemos en los lectores electrónicos y teléfonos móviles están disponibles para los estudiantes, profesores y familias de forma gratuita. Gracias a la colaboración de autores, editoriales y otros patrocinadores corporativos, el costo para entregar un libro digital a un niño en África es 0,50 céntimos. Además, Worldreader trabaja con más de cien editoriales internacionales, digitalizando sus libros y poniéndolos a disposición de las personas en todo el mundo. Estas ediciones digitales se venden aproximadamente por el mismo precio que las versiones en papel, teniendo un coste promedio de 3,50 dólares por título. Trabajamos con editoriales y otros colaboradores para tener contenidos más asequibles para los países emergentes.

¿Con qué idiomas trabajáis?

Nuestra visión del mundo es que los libros digitales estén disponibles en todos los idiomas. Dado que la mayoría de libros digitales están publicados en inglés, nuestros proyectos iniciales se han centrado en los países angloparlantes incluyendo Ghana, Kenia y Tanzania. Sin embargo, trabajamos estrechamente con editoriales africanos para digitalizar libros y materiales que estén en inglés y en los idiomas utilizados en las comunidades que servimos. Por ejemplo, nuestro trabajo en África incluye la digitalización de libros en swahili, twi, yoruba y muchos más. Nuestra investigación ha demostrado que los estudiantes y sus familias aprenden mejor cuando el contenido está en su propio idioma. También creemos que el contenido en lenguas locales es fundamental para ayudar a crear un ecosistema de lectura.

¿Worldreader proporciona Kindles para uso personal?

No, nosotros no proporcionamos lectores electrónicos de forma individual. Worldreader identifica y colabora con otras fundaciones, escuelas y gobiernos con el fin de tener mayor impacto en la comunidad. Las personas pueden comprar directamente los lectores electrónicos para su uso personal en tiendas internacionales como Amazon, Barnes & Noble, Kobo y muchas otras.

Para patrocinar e implementar un proyecto con lectores electrónicos en una escuela de un país emergente, las Worldreader Blue Boxes pueden ser una muy buena opción.

¿Los libros en los lectores electrónicos son los mismos que en la app Worldreader Mobile?

Contamos con 12.473 libros en nuestra app Worldreader Mobile, que incluyen libros, materiales de información de salud y para aprender inglés, los cuales son adaptados para adultos jóvenes. Sin embargo, en nuestros proyectos con lectores electrónicos, nos centramos principalmente en principiantes y estudiantes de escuela primaria. En algunas ocasiones, parte del contenido puede ser el mismo en ambas plataformas (clásicos internacionales, cuentos o libros de texto locales). Además trabajamos con los autores y editoriales para distribuir el contenido apropiado a la edad de los usuarios de cada plataforma.

¿Qué es biNu y para qué sirve?

biNu es una compañía con sede en Australia que mejora la experiencia de internet móvil de las personas, especialmente de los que usan teléfonos móviles sencillos. Ofrece aplicaciones y servicios de internet de acceso fácil y rápido a bajo costo.

La app biNu es utilizada por casi dos millones de personas en el mundo y cuenta con más de 100 canales, incluyendo noticias, tiempo y mensajes de texto. También incluye una función de lectura de libros a través de Worldreader Mobile.

La plataforma comprime datos móviles de manera que cualquier móvil sencillo puede tener la misma velocidad de un móvil smartphone, incluso en redes 2G, que actualmente representan el 62,7 por ciento de los suscriptores en África.

Con la ayuda de biNu, Worldreader Mobile ha llegado a más de 300.000 lectores activos al mes en África y Asia en 2013, y tiene el potencial de llegar a más millones.

¿Cuál es la diferencia entre un móvil sencillo y un Smartphone?

A medida que la tecnología avanza, la diferencia entre estos tipos dispositivos se va haciendo más pequeña. Sin embargo, en términos generales, los móviles sencillos son los móviles que, por lo general se ofrecen a precios económicos. Poseen varias funciones que incluyen llamadas de voz, mensajes de texto y opciones de conexión a redes de Internet, pero a menudo carecen de funciones y de interfaces de programación de aplicaciones (API) que los modelos más caros y avanzados, los smartphones, si poseen. Los móviles sencillos, como los que hace Nokia, son comunes en todos los países emergentes. En África, tres de cada cuatro personas poseen uno de ellos.

¿Por qué Worldreader trabaja en África y no en los Estados Unidos o Europa?

Nuestro objetivo principal son los países emergentes donde el acceso a libros es muy limitado y donde podemos tener mayor impacto. Como señala el Banco Mundial, solo uno de diecinueve países africanos cuenta con algo de provisión adecuada de libros en su escuela. Con el tiempo, esperamos poder expandir nuestro trabajo a todo el mundo.

¿Las escuelas en lugares remotos tienen electricidad y acceso inalámbrico a internet?

Los teléfonos móviles han fomentado la electricidad en zonas remotas, y sus redes de telecomunicación, comparadas con las de las zonas más desarrolladas, están a la altura o incluso adelantadas. En Ghana, por ejemplo, la penetración de los teléfonos móviles es superior al 80%. Además, los lectores electrónicos consumen relativamente poca energía: una hora de carga de batería dura dos semanas o más. En algunas áreas, tenemos que proporcionar ayuda adicional. En el caso de uno de nuestros primeros proyectos pilotos en Ghana, la escuela no tenía una fuente de electricidad fiable, por lo que colaboramos con otras organizaciones para ayudar a financiar un panel de energía solar y acceso a internet por satellite.

¿Quién decide qué libros deben añadirse en los lectores electrónicos?

Proporcionamos una lista con los libros y cuentos disponibles de nuestra biblioteca a escuelas, comunidades y colaboradores. Son ellos quienes escogen lo que necesitan y quieren en sus lectores electrónicos basándose en sus intereses y necesidades.

Además, los estudiantes y profesores pueden descargar libros y muestras gratuitamente en sus lectores electrónicos. Echa un vistazo a la lista de libros disponibles sin coste o a coste muy bajo de las Worldreader BLUE Box.

¿Qué lector electrónico usa Worldreader?

Vemos que gracias a la facilidad de uso y acceso a más de un millón de libros, su importante plataforma editorial que nos permite publicar muchos de nuestros libros, y su acceso a una red amplia de telefonía móvil, el lector electrónico que mejor se adapta hoy en día a nuestras necesidades es el Kindle de Amazon. Sin embargo, observamos constantemente otros lectores electrónicos y dispositivos para evaluar su adecuación a nuestras necesidades variables.

Además, Worldreader ha colaborado con biNu para crear una aplicación de lectura en móviles sencillos.

Si el lector electrónico se estropea, ¿quién lo repara?

Sí, algunas veces los lectores electrónicos se estropean y, por ello, Worldreader está buscando varias opciones de reparación.

Para ayudar a reducir la tasa de rotura, colaboramos con empresas que proporcionan apoyo general, fundas de protección, otros accesorios relacionados, así como puntos de alimentación eléctrica y de descarga de libros. Enviamos información a los fabricantes de lectores electrónicos y sugerimos formas de mejorar la resistencia de sus dispositivos. También estamos experimentando con algunas reparaciones locales.

¿Y qué pasaría si se roban los lectores electrónicos?

Hasta ahora no ha supuesto ningún problema. Nuestros proyectos incluyen la participación significativa de la comunidad como parte de nuestra estrategia de gestión de riesgos. Sobre todo en pueblos muy unidos, pocas veces sucede algo sin que los líderes de la comunidad lo sepan. Hemos visto que cuando toda la comunidad valora la educación y decide entregar lectores electrónicos a sus hijos, el riesgo de robo disminuye. Continuamos vigilando estas cuestiones relacionadas con el robo en todos nuestros proyectos. Y esperamos que, a medio plazo, los lectores electrónicos mejoren sus capacidades para poder ser desactivados a distancia en circunstancias especiales (como un lector electrónico fuera de su red de wifi local), y se seguirá trabajando con los fabricantes para ayudar a implementar este tipo de sistemas.

¿Worldreader es una fundación caritativa o una empresa con ánimo de lucro?

Somos una fundación registrada sin ánimo de lucro que cree en el potencial de las fuerzas del mercado para hacer el bien en el mundo. Como cualquier fundación no lucrativa, recaudamos fondos para poder alcanzar nuestros objetivos. En nuestro caso, los fondos de los donantes subsidian el coste de los lectores electrónicos y los contenidos, y proporcionan servicios de logística, capacitación y apoyo administrativo. Al mismo tiempo, creemos que el potencial del comercio puede ayudar a lograr un impacto sostenido a largo plazo. Por esa razón, tenemos la intención de: vender los lectores electrónicos (en lugar de regalar) a un precio reducido; trabajar con editoriales locales e internacionales para crear contenidos digitales de bajo coste (pero no necesariamente gratis), y crear ecosistemas comerciales autosostenibles para apoyar nuestros esfuerzos.

¿Mi donación es deducible en concepto de impuestos de los Estados Unidos?

Sí. Funcionamos en los Estados Unidos como una entidad pública sin ánimo de lucro bajo la sección 501(c)(3) del Código de Impuesto sobre la Renta. Nuestro estatus de exención de impuestos se hizo vigente el 23 de marzo de 2010, fecha de nuestra incorporación. Para los donantes del Reino Unido, Worldreader es una organización benéfica registrada en el Reino Unido (1.158.030). En España, estamos registrados como fundación sin ánimo de lucro con el respaldo del Ministerio de Educación (ID fiscal: G65520744). En Ghana trabajamos como una organización sin ánimo de lucro reconocida por el Departamento de Bienestar Social (TIN: C0002554135). Haga clic aquí para obtener más información o aquí para hacer una donación.

¿Cómo puedo obtener más información?

Sigue nuestro progreso a través de nuestro blog The Literacy Ledger, hazte nuestro amigo en Facebook y síguenos en Twitter o Google+.

Para ponerte en contacto con nosotros directamente, envíanos un correo electrónico a info@worldreader.org.

¿Puedo donar mi Kindle a Worldreader?

¡Gracias por el interés en donar tu Kindle a Worldreader! Apreciamos tu generosidad. Sin embargo, en este momento, no podemos aceptar donaciones de Kindles debido a ciertos detalles específicos de nuestras operaciones.

Aun así te invitamos a donar tu Kindle a una organización estadounidense maravillosa llamada Iserotope. Tus Kindles donados serán utilizados en las escuelas de la zona de la Bahía de California. Lee más sobre Iserotope aquí y diles que vienes de parte de Worldreader.